Carrilleras de cerdo con suflé de patatas.

No me puede gustar más esta receta, es sencilla, la tienes hecha con antelación y siempre triunfa, ni que decir que tanto sirve para 4 que para 40. En fin un plato perfecto para fiestas.

Las carrilleras pueden ser de cerdo ibérico o cerdo normal e incluso de ternera, en este caso he usado las de cerdo normal y me han quedado de rechupete, tu decides.

IMG_3683

Ingredientes para 6 personas:

12 carrilleras limpias (calculé 2 por persona)

2 cebollas

2 dientes de ajo

1 manzana grande (me gusta la reineta)

harina

brandy

vino tinto

sal, pimienta negra y tomillo

IMG_3675

Modo de hacerlo:

cubre el fondo de una pota con aceite de oliva virgen extra y cuando esté bien caliente sella las carrilleras,  que harás salpimentado y pasado someramente por harina, bien por todos los lados. Resérvalas en un plato.

Pica el ajo y la cebolla finamente y en el mismo aceite donde sellaste las carilleras , con el fuego a temperatura media, pochas la cebolla hasta que este blanda, añade la manzana pelada y picada en trocitos pequeños y sigue pochando todo hasta que te coja un bonito color marronín.

Una vez que te parezca que la cebolla está sube el fuego y añade un chorretón de brandy, acerca una cerilla encendida y flamea hasta que se apague el fuego. Vuelve a incorporar las carilleras a la cacerola y añade 1/2 litro de vino curiosín (sobre la calidad del vino para los guisos hay opiniones para todos los gustos, yo te recomiendo que uses un vino medio, muy malo desdice del plato y muy bueno es para beberlo). Si ves que están poco cubiertas de líquido añade agua. Sazona con sal, pimienta y tomillo.

IMG_3697

Deja que cuezan con el fuego suave hasta que estén blandas y la salsa bien ligadina, una vez que las tengas puedes triturar la salsa, yo personalmente prefiero dejarla como está.

A esta deliciosa y melosa carne le va que ni pintado un suflé de puré de patatas, y no tiene más secreto que cocer unas patatas peladas (calcula más o menos una por persona), y cuando estén blandas las quitas el agua y las trituras con una cucharada de mantequilla (pon que hablamos de 4 patatas), una yema de huevo y como medio vaso de leche. Sube la clara a punto de nieve y mezcla con el puré haciendo movimientos envolventes.

IMG_3698

Mete el puré en cuenquitos o en un recipiente apto para el horno y espolvorearlos con un poco de queso en polvo. Hornea a 200 grados (con el horno precalentado) hasta que el puré infle y el queso se dore.

IMG_3709

Ya ves que receta más buena, no voy a decirte que sea un diario, pero a veces cocinar para ocasiones especiales puede resultar tan fácil como hacer esta sencillas carrilleras de cerdo. Un beso.

IMG_3728

Anuncios

Txangurro

Hace tiempo que tenía ganas de hacer esta receta, cuando la probé  me encantó. Es laboriosa, no te engaño, desmenuzar el centollo es pesadito y hay que ser cuidadosa con que no se te cuelen cáscaras y zonas duras. Esta receta es para las que nos gusta cocinar y nos chifla sorprender con platos realmente buenos. No te digo más que es un plato tradicional de de fantástica cocina vasca.

¡Ah!, y estamos en octubre que es mes con “r”, con lo que es mes de centollos.

IMG_2313

Ingredientes:

1 centollo grande, también lo puedes hacer con un buey de mar o ñocla.

1/2 cebolla grande

1 tomate maduro

1 diente de ajo

1 loncha gordita de jamón serrano

tomate frito

brandy

pan rallado

sal, pimienta y perejil picado

Modo de hacerlo:

Lo primero que tienes que hacer es cocer el centollo para lo cual tienes que llenar una pota con agua, si el centollo está vivo, cosa que es aconsejable, tienes que meterlo en agua fría con un puñado generoso de sal y cuando comience a hervir dejarlo cocer unos 8 minutos. Si el centollo está muerto ponlo con el agua ya hirviendo y cuando vuelva a hervir lo dejas también otros 8 minutos (el tiempo depende del tamaño de la pieza, pregunta al pescadero). Un truco es cocerlo con agua de mar (si está a tu alcance) que te quedará perfecto.

Una vez cocido el centollo deja que enfríe para poder sacar toda la carne. Separa las patas del cuerpo y con la ayuda de una maza o cascanueces rompe la dura cáscara y vete sacando toda la carne del cangrejo con cuidado de que no se te cuelen partes duras.

Ahora separa el caparazón del cuerpo, corta este en cuatro partes y con gran paciencia saca la carne también. Limpia bien la cáscara que te va a hacer de recipiente para tu txangurro.

En una sartén onda, con el fondo cubierto de aceite,  pocha el ajo y la cebolla picaditos hasta que estén blandos. Añade el tomate rallado y deja que se evapore el líquido que suelta. Por último agrégale el jamón  cortado en taquitos y deja que cambien de color.

Sube el fuego que tenías a temperatura media para pochar las verduras y añade 1/3 de vaso de agua de brandy, acerca una cerilla para quemar el alcohol con cuidado de no quemarte.

Una vez quemado el alcohol añade la carne del centollo, un buen chorro de tomate y sazónalo con sal, pimienta y perejil picado. Deja que se amalgamen los sabores unos 5 minutos. Listo.

Rellena la cáscara del centollo con la farsa que has hecho y cubre con pan rallado, aquí puedes usar también si te gusta un pan rallado aromatizado con ajo y perejil. Vierte por encima un poco de aceite e introdúcelo en el horno precalentado hasta que se dore, adorna con perejil.

FullSizeRender (65)

Es una receta fácilo de hacer, un poco pesado el paso del vaciado del centollo, pero te aseguro que te va a merecer la pena hacerlo y realmente un día es un día.Un beso.

 

Hoy cocino con Nuria: mousse de chocolate blanco

Hace tiempo que acaricio la idea de que algún amigo, cocinero profesional, cocinara para mí y para vosotros una receta, y no se me ocurre una persona mejor y un sitio que tan buenos recuerdos y momentos me trae a la memoria como Nuria y el Restaurante La Corriquera, del que es cocinera y propietaria desde 1999 .

00020317 ©mercedesblanco

00030317 ©mercedesblanco

Esta historia surge como muchas  buenas historias, alrededor de una mesa y después de una fantástica cena. Un vinín y la lengua se suelta y una que se atreve a proponer a una reconocida cocinera una colaboración para mi sencillo blog de recetas de cocina y, ¡qué grande eres amiga!, Nuria acepta y nos enseña una fácil receta de mousse de chocolate blanco que puedes hacer tu, en tu casa, en un periquete.

00010317 ©mercedesblanco

Para este post he contado con el trabajo de Mercedes Blanco, con lo que ya tengo dos fantásticas profesionales para esta receta que tanta ilusión me está haciendo escribir. Me encantó ver lo bien que conectaron Nuria (gran aficionada a la fotografía y al arte en general) y Mercedes, e incluso he de confesar que en algún momento me sentí un pelín celosa de ver lo mucho que controlan y lo estupendas que son.

La receta que hicimos, es una sencillísima mousse de chocolate blanco que al final adornó con un sorbete de mango y un poco de toffe, te aseguro que me vas a agradecer esta receta y la vas a hacer más de una vez.

00070317 ©mercedesblanco (1)

Para su elaboración sólo necesitas 600 grs. de chocolate blanco de cobertura, 90grs. de azúcar, 6 yemas, 900grs. de nata para montar, 5 láminas de cola de pescado y 300grs. de leche.

00080317 ©mercedesblanco

00100317 ©mercedesblanco

Mientras Nuria nos cuenta su ajetreada vida, de cómo una chica como yo termina en un sitio como este, pasando por un montón de sitios y aprendiendo un oficio que le apasiona (se confiesa autodidacta y una gran enamorada de los libros y vídeos) va elaborando la receta.

00050317 ©mercedesblanco

Lo primero que hace es poner a remojo las láminas de cola de pescado, y seguidamente se dispone a hacer una crema inglesa, base de muchas elaboraciones en repostería. Para ello mezcla el azúcar con las yemas (las claras las guarda cuidadosamente para hacer macarrons para sus amigos). Pone en un cazo la leche a calentar y añade un poco de ella al bol de las yemas y el azúcar, mezcla e incorpora al cazo de la leche que tiene caliente pero sin hervir. Revuelve y deja que tome cuerpo, recuerda que no debe hervir pues se cortaría (nos comenta entre risas que si esto te pasara un golpe de batidora y listo, pero es un secreto).

00140317 ©mercedesblanco

Una vez que tiene la crema inglesa lista le incorpora las láminas de gelatina que tiene a remojo, es decir, lavadas. Esto hace que al enfriar solidifique.

A la vez que va haciendo los pasos anteriores monta la nata, tu si no tienes un robot que te la monte dejas este paso para el final (yo creo que en cuanto ahorre unos euros me voy a ir corriendo a comprar un robot amasador).

00160317 ©mercedesblanco

Con la crema inglesa aún caliente va incorporando poco a poco el chocolate, me cuenta aquí que cuando haces una mousse de chocolate blanco necesitas añadir a la elaboración menos azúcar que si el chocolate es marrón, pues esta variante es más dulce.

A estas alturas seguimos cocinando y viajando por el mundo, Nueva York, Londres, Madrid… y por fin en Posada abre el negocio familiar, La Corriquera, dando rienda suelta a su creatividad y donde desarrolla un ingente trabajo desde 1999 (el año que nace mi hijo, ya no se me olvida).

00090317 ©mercedesblanco

Para finalizar la mousse sólo queda mezclar el chocolate con la nata montada, esta operación conviene hacerla con una espátula y con movimientos envolventes. Una vez bien integradas las elaboraciones sólo queda enfriar en la nevera.

Para presentar el plato Nuria metió la mousse en una manga pastelera con boquilla rizada y en un cuenquito puso la mousse, junto a ella una bolita de sorbete de mango y junto a la bolita una cucharadita de de toffe, para rematar la presentación una preciosa ramita de menta. Listo.

 

00190317 ©mercedesblanco

Te aseguro que es un postre delicioso con el que cualquier comida sueña terminar, fácil de hacer y con un coste muy razonable, ¿se puede pedir más?.

Tras la elaboración del postre, que Nuria hizo en un periquete, seguimos hablando de fotografía, arte, viajes… pues no sólo de pan vive el hombre. Gracias amiga, con personas como tu da gusto comer, conversar y sobre todo estar. Un beso.

00240317 ©mercedesblanco

El Antroxu: pote asturiano, casadielles y frixuelos.

Hablar de Antroxu en Asturias no es otra cosa que hablar del Carnaval. A todos nos han contado que estas fechas que preceden a la rigurosa Cuaresma (tiempo de ayuno y abstinencia), se caracterizan por sus excesos carnales. En Asturias estos excesos los hemos transformado en un menú típico que te puedes encontrar en gran cantidad de restaurantes de la región por estas fechas y que tu puedes hacer en casa para festejar con los tuyos.

foto-carnaval

 

El menú de Antroxu, como no podía ser de otra manera, es muy copioso, perfecto para aguantar todo el día bailando y divirtiéndote como mandan los cánones en estas fechas. Para empezar nada como un delicioso y contundente pote asturiano, me figuro que esta receta (un potaje) tendrá su réplica en numerosos lugares, nosotros lo hacemos así más o menos (en cada casa tienen sus variaciones).

Ingredientes para 6-8 personas:un buen manojo de berzas (verdura), un par de puñados de fabes (habas blancas secas), 2 ó 3 chorizos, asturianos (frescos), 2 ó 3 morcillas asturianas, 1 tira gordina (3 dedinos) de tocino entrevenado, un trozo de costillar de cerdo fresco (3 ó 4 costillas de la zona del comienzo),2 ó 3 patatas, 1/2 cebolla, 1/2 pimiento, 1 diente de ajo y sal.

00010217-mercedesblanco

 

Lo primero que tendrás que hacer es lavar y trocear pequeño las berzas (quítales los tallos duros), ponlas en la olla rápida y cubiertas con agua les das un hervor de unos 5 minutos. Abre la olla exprés y pasa la verdura a un colador desechando el agua.

En una pota grande pon las berzas, tritura el ajo, la cebolla y el pimiento y añádeselo, cubre con agua y pon al fuego. Deja que hierva una media hora con un poco de sal. Añade las fabes (que habrás tenido a remojo unas 12 horas para que se hidraten), y pon todas las carnes, cubre con agua todos los ingredientes. Deja el pote tapado hirviendo lentamente sobre una hora, hora y media (dependerá de la calidad de las fabes). Para terminar agrega las patatas peladas  y troceadas no muy grandes con un poco de sal y deja que ablanden unas 20-25 minutos.Si ves que es necesario a lo largo del proceso añade agua.

00130217-mercedesblanco

Una vez bien cocido nuestro pote, saca las carnes de la pota y córtalas en pedacitos para que haya un poco de todo para cada comensal, ponlas en una fuente y sírvelas a parte, es lo que nosotros llamamos compango.

00170217-mercedesblanco

Hay trucos para hacer este pote, como usar unas habas blancas de bote que no tienes que tener a remojo y que deberás de añadir, sin el líquido de conservación, al tiempo de las patatas.

 

Después de un buen pote, nada como un par de postres dulces para rematar la faena. Dos de los postres más emblemáticos de nuestra cocina son estos que te voy a contar aquí: casadielles de nuez y anís y frixuelos con azúcar.

Para hacer las casadielles yo utilicé (igual que todas las recetas tradicionales puedes encontrar multitud de variantes), una taza de zumo de naranja, una taza de aceite de girasol, una taza de cerveza rubia y harina la que lleve, ponle también una pizca de sal. Para rellenarlas: 200grs. de nuez picada, 80grs. de azúcar, 3 cucharadas de anís dulce y 3 cucharadas de agua.También necesitas aceite de oliva para freírlas y azúcar para rebozarlas.

Lo primero que tienes que hacer es el relleno, pues conviene que macere un rato para que se junten los sabores. En un bol pones la nuez picada (no la dejes demasiado fina), el azúcar, el agua y el anís. Revuelve todo y deja reposar un buen rato.

En un bol grande pon el zumo de naranja, el aceite de girasol, la cerveza y la sal, vete añadiendo harina poco a poco hasta obtener una masa que no se te pegue en las manos pero que no esté dura.

En una superficie lisa echa un puñadín de harina y extiende la mitad de la masa, con la ayuda de un rodillo, haciendo un rectángulo. Divídelo a su vez en rectángulos más pequeños que irás rellenando con la nuez y formando saquitos a los que cerrarás los bordes con un tenedor. Haz lo mismo con la otra mitad de la masa.

Pon una sartén con abundante aceite de oliva al fuego y vete friendo las casadielles por tandas hasta que estén doraditas por todas partes (el aceite debe de estar a temperatura media). Ponlas en un plato con un papel de cocina para quitar el exceso de grasa y después las pasas por otro plato con azúcar. Ya tienes unas deliciosas casadielles.

00160217-mercedesblanco

El otro postre que se toma en estas fechas son los frixuelos, que se hacen con: 200grs. de harina, 4 huevos, 1/2l. de leche entera, 1 cucharada de brandy, una pizca de sal, ralladura de naranja (o limón, yo he aprovechado la piel de la naranja del zumo de las casadielles) y azúcar para espolvorear.

Pon en un bol la leche, los huevos, la sal y la ralladura de naranja y bate bien con la minipimer, vete añadiendo poco a poco la harina hasta obtener un preparado líquido sin grumos.

Pon una sartén antihaderente a fuego medio y pincélala con un poco de aceite, vierte un cacito de preparado y extiéndelo bien por la sartén cubriendo toda la superficie, deja un minutillo por un lado y cuando despegue da la vuelta metiendo una espátula y deja otro minutillo por el otro lado. No los hagas gordos que quedan más ricos finitos. Vete poniendo los frixuelos en un plato y expolvoréalos con azúcar. ¿Fácil verdad?.

00120217-mercedesblanco

Esta es mi propuesta para el Antroxu, hay quien ofrece un segundo plato después del pote, picadillo de chorizo, adobo con patatas…., yo creo que, a pesar de ser una asturiana de pro, con lo que te he contado tienes para bailar toda la noche. Un beso.

Fotos: Mercedes Blanco