Buñuelos de coliflor con salsa

Los buñuelos son todo un clásico de la cocina tradicional, los hay de muchas cosas, bacalao, chorizo…. (incluso de viento). En este caso son de coliflor, y son perfectos para conseguir que los niños se acostumbren a comer esta verdura.

En esta ocasión los he acompañado con una salsa que me encanta y es tonta de hacer (aunque confieso que los ingredientes son un poco al tuntún), con lo que la uso para acompañar  muchos platos.

IMG_1932

Ingredientes:

300 gr. de coliflor

1 taza de harina

1/2 sobre de levadura en polvo

1 huevo

leche, la que te pida

sal, perejil, pimentón y pimienta negra molida

Para la salsa lo que necesitas es unas cucharadas de mayonesa, si no tienes casera puedes usar de bote. Una cucharadita de mostaza, un par de cucharaditas de salsa Perrins, una cucharadita de ajo en polvo y una cucharadita de perejil picado (las cantidades son un poco estimativas, vete probando hasta que te guste el punto de sazón). Lo que tienes que hacer es mezclar bien todos los ingredientes y dejar reposar un rato para que se amalgamen los sabores.

IMG_1949

Modo de hacer:

Lo primero que tienes que hacer es lavar y cortar la coliflor y cocerla hasta que esté blanda, yo en este caso la hice al vapor para que coja la menor cantidad de agua posible. Resérvala.

En un bol grande pon la harina, la levadura, el huevo, salpimienta y añade una cucharadita de pimentón y un par de ellas de perejil picado. Con unas varillas mezcla estos ingredientes y vete añadiendo leche hasta que tengas una masa líquida y espesa. Remata añadiendo la coliflor que habrás troceado groseramente (yo prefiero encontrar trocitos, pero si prefieres aplástala totalmente). Deja la masa que repose un rato.

Pon al fuego una sartén con abundante aceite de oliva (a mi me gusta 0,4) y cuando veas que está bien caliente, con la ayuda de un par de cucharas vas echando porciones de masa, verás que suben formando unos fritos que inflan, cuando estén doraditos por los dos lados los sacas a un plato con papel de cocina que absorba el exceso de grasa. Fríe los buñuelos por tandas para que no te enfríe el aceite.

IMG_1916

Sirve estos deliciosas bocaditos calientes acompañados por la salsa fría, te servirá perfectamente como un delicioso aperitivo. Un beso.

Anuncios

Txangurro

Hace tiempo que tenía ganas de hacer esta receta, cuando la probé  me encantó. Es laboriosa, no te engaño, desmenuzar el centollo es pesadito y hay que ser cuidadosa con que no se te cuelen cáscaras y zonas duras. Esta receta es para las que nos gusta cocinar y nos chifla sorprender con platos realmente buenos. No te digo más que es un plato tradicional de de fantástica cocina vasca.

¡Ah!, y estamos en octubre que es mes con “r”, con lo que es mes de centollos.

IMG_2313

Ingredientes:

1 centollo grande, también lo puedes hacer con un buey de mar o ñocla.

1/2 cebolla grande

1 tomate maduro

1 diente de ajo

1 loncha gordita de jamón serrano

tomate frito

brandy

pan rallado

sal, pimienta y perejil picado

Modo de hacerlo:

Lo primero que tienes que hacer es cocer el centollo para lo cual tienes que llenar una pota con agua, si el centollo está vivo, cosa que es aconsejable, tienes que meterlo en agua fría con un puñado generoso de sal y cuando comience a hervir dejarlo cocer unos 8 minutos. Si el centollo está muerto ponlo con el agua ya hirviendo y cuando vuelva a hervir lo dejas también otros 8 minutos (el tiempo depende del tamaño de la pieza, pregunta al pescadero). Un truco es cocerlo con agua de mar (si está a tu alcance) que te quedará perfecto.

Una vez cocido el centollo deja que enfríe para poder sacar toda la carne. Separa las patas del cuerpo y con la ayuda de una maza o cascanueces rompe la dura cáscara y vete sacando toda la carne del cangrejo con cuidado de que no se te cuelen partes duras.

Ahora separa el caparazón del cuerpo, corta este en cuatro partes y con gran paciencia saca la carne también. Limpia bien la cáscara que te va a hacer de recipiente para tu txangurro.

En una sartén onda, con el fondo cubierto de aceite,  pocha el ajo y la cebolla picaditos hasta que estén blandos. Añade el tomate rallado y deja que se evapore el líquido que suelta. Por último agrégale el jamón  cortado en taquitos y deja que cambien de color.

Sube el fuego que tenías a temperatura media para pochar las verduras y añade 1/3 de vaso de agua de brandy, acerca una cerilla para quemar el alcohol con cuidado de no quemarte.

Una vez quemado el alcohol añade la carne del centollo, un buen chorro de tomate y sazónalo con sal, pimienta y perejil picado. Deja que se amalgamen los sabores unos 5 minutos. Listo.

Rellena la cáscara del centollo con la farsa que has hecho y cubre con pan rallado, aquí puedes usar también si te gusta un pan rallado aromatizado con ajo y perejil. Vierte por encima un poco de aceite e introdúcelo en el horno precalentado hasta que se dore, adorna con perejil.

FullSizeRender (65)

Es una receta fácilo de hacer, un poco pesado el paso del vaciado del centollo, pero te aseguro que te va a merecer la pena hacerlo y realmente un día es un día.Un beso.

 

Versionando: pasta negra con mejillones

Esta receta es la versión que hago yo de una entradilla que nos dieron a mi sobrina y a mi en el restaurante El Molín de la Pedrera, que si pasáis por Cangas de Onís y os entra el hambre, os recomiendo que visitéis.

IMG_2349

Dicho esto, su plato seguramente mejor que el mío, no tenía pasta, sino pan, y la vinagreta estaba aromatizada con trufa (excelente).

Ingredientes para 4 personas:

8 nidos de pasta negra (espaguetis)

12 mejillones de calidad

vino blanco y laurel (si te gusta)

mayonesa casera o de bote (lo que mejor te venga)

ajo molido y salsa de soja

Para la vinagreta: aceite de oliva virgen extra, vinagre de Jerez , sal , pimienta y pepinillos.

IMG_2316

Modo de hacerlo:

Cuece la pasta como te indica el fabricante, pásala por agua fría y resérvala para luego.

Mete los mejillones en una pota , añade un chorrín de vino blanco y si te gusta una hojina de laurel. Tapa la pota y espera un minutillo a que los mejillones abran sus conchas. Retira del fuego y cuando atemperen quita el mejillón de la concha y resérvalos.

Ahora coge dos boles pequeños, en uno haz la vinagreta mezclando 3 cucharadas de aceite con una o dos de vinagre (depende de lo fuerte que te gusten las vinagretas), sazona con sal y pimienta y añádele un pepinillo agridulce picado muy finito. Emulsiona bien y reserva.

En el otro bol haz el alioli mezclando 4 cucharadas de mayonesa con un poco de ajo molido (vete probando la cantidad de los ingredientes hasta que queden a tu gusto) y unas gotas de salsa de soja.

A la hora de plantear este plato puedes hacerlo como un primer plato (una deliciosa ensalada de pasta) o como una tapita de tamaño reducido. En el primero de los casos busca un plato chulo, pon en la base la pasta que habrás mezclado en un bol grande com 2/3 de la vinagreta, encima coloco tres cuchaditas de la mayonesa aromatiza y encima de cada cucharadita un mejillón, salsea con un poco de vinagreta y adorna con una hojita de perejil. Listo.

IMG_2322

Si lo que quieres es sorprender a tus amigos con un delicioso y refrescante entrante, busca unos cuenquitos o platitos hondos pequeños, pon en la base un poco de pasta, encima una cucharadita de mayonesa y corona con un mejillón. Salsea, adorna y listo. Un beso.

IMG_2328

 

Dúo de aguacate y tartar de salmón

Receta esta que no se si es más rica o más bonita, o más bonita que  rica, en fin, lo que si sé es que es una pasada.

Tengo cierta debilidad por el salmón, es un pescado que me resulta muy fácil de usar y con el que hago un ramillete de recetas a cada cual más chula. Una de estas recetas es el salmón marinado que elaboro muy a menudo pues es siempre un éxito y se conserva en la nevera por días, permitiéndome hacer con él diferentes platos (ensaladas, tostas, sandwiches, revueltos….).

Una receta que me chifla es la que te voy a contar hoy, tienes que tener un trozo de salmón marinado,pero si no tienes no te preocupes, podrás hacerlo con un lomo de salmón ahumado que compras ya elaborado.

img_8231

Ingredientes para 4 personas:

200 grs. de salmón marinado o ahumado

2 aguacates maduros

1/3 de cebolla morada grande

2 ó 3 pepinillos agridulces (si prefieres alcaparras)

limón

aceite de oliva virgen extra (importante la calidad del aceite)

sal y pimienta

Modo de hacerlo:

Corta por la mitad y vacía los aguacates en un bol, rocíalos con un chorrín de limón (para que no se te oxiden y ennegrezcan) y machácalos con un tenedor, sazona con sal, pimienta y si eres de emociones fuertes unas gotas de tabasco o similar. Reserva.

Con un cuchillo bien afilado corta el salmón en cuadraditos pequeños (el corte de cuchillo es fundamental en esta elaboración), ponlo en otro bol y mézclalo con la cebolla y el pepinillo muy finamente picados, pon un poco de sal y aliña con aceite y unas gotas de limón (a tu gusto).

Busca un aro de emplatar grande, ó 4 pequeños, y cubre el fondo con el aguacate presionando con una cuchara, encima coloca el tartar de salmón y adorna con una guindilla vasca o similar.

img_8258

Esta preciosa elaboración puedes transformarla en unos deliciosos canapés, sustituye el aro por unas tartaleta caseras (puedes comprarlas ya hechas) y listo. Un beso.

0008080516

Foto: Mercedes Blanco