Congrio con guisantes

Esta receta surge como muchas cosas en la vida, de rebote. El otro día fui a la pescadería a comprar una merluza para rebozar, que ya te conté en otro post como bordar, y hablando con el pescadero (no se si me gusta más hablar o cocinar) me contó cómo comprar el congrio, la mejor parte es la que se encuentra entre la cabeza y la primera aleta.

He aquí que me encuentro en casa con unas fantásticas rodajas de congrio y una cabecina para caldo. Puestos a cocinar y tras consultar varias recetas aquí te dejo la mía.

IMG_1439

Ingredientes para 4 personas:

4 rodajas de congrio

400grs. de guisantes finos (yo compré una bolsa de guisantes congelados)

1 ó 2 patatas

1/2 cebolla y un diente de ajo

aceite de oliva virgen extra y mantequilla

harina

vino blanco

sal, perejil y si quieres una guindilla

Y para el caldo: una cabeza de congrio, 1 puerro, 1 zanahoria, 1/2 cebolla, un manojo de perejil y un dientín de ajo.

Modo de hacerlo:

Lo primero que tienes que hacer es el caldo de pescado, también puedes usar caldo de pescado que tengas congelado (aunque no sea de congrio) o comprar uno envasado.

Pon en una tartera (yo llamo tartera a una pota baja) 3 cucharadas de aceite y una de mantequilla y cuando caliente añade el diente de ajo y la cebolla picaditos finamente, un poco de perejil fresco picado y deja que ablanden a fuego medio. Sube el fuego y añade los guisantes que no hace falta que descongeles, la patata pelada y cortada en trozos no muy grandes. Rehoga hasta que los guisantes estén totalmente descongelados (tendrán que cambiar de color).

IMG_1434

Una vez que tengas los guisantes descongelados espolvoréalos con una cucharada rasa de harina y dales unas vueltas, añade 1/3 de vaso de agua de vino blanco y deja que evapore el alcohol un minutillo.  Cubre con el caldo caliente, sazona, y deja que hierva suavemente hasta que los guisantes y las patatas estén blandos (unos 15- 20 minutos).

Pon una sartén con un poco de aceite a calentar, sala las rodajas de congrio por las dos caras y fríelas un minuto por cada lado para sellarlas. Mételas en la tartera de los guisantes y deja que se hagan unos 10-15 minutos, dependiendo del grosor de las rodajas y del punto de cocción que te guste (no las pases demasiado).

A falta de 3-4 minutos puedes añadir un puñado de almejas para decorar, que te recomiendo que metas en agua con sal un ratito para que suelten posibles impurezas (va bien también meterlas en agua con gas).

IMG_1445

 

Ya ves que receta más buena, la cocina tradicional está de moda y no podemos renunciar a comer en casa como si estuviéramos en el mejor de los restaurantes. Un beso.

Patatas guisadas con bonito

Hay algunos platos que hacen de la sencillez todo un arte, no siempre podemos pasar horas cocinando, ni siempre hay en los mercados todos los  productos (muchos son de temporada), por lo que contar con este tipo de recetas te hace la vida más fácil.

Las conservas de pescado pueden ser fantásticas, pudiendo encontrar en las tiendas productos de excelente categoría que pueden ser utilizados de mil maneras. Hoy te cuento aquí una que sé que te va a gustar.

IMG_2459

Ingredientes para 4 personas:

4-6 patatas, dependiendo del tamaño

1 bote de bonito del norte en aceite de oliva (cuanto mejor, mejor)

1 bote de guisantes finos

3/4l. de caldo de pescado

1/2 cebolla

1 diente de ajo

aceite de oliva

sal y pimentón

Modo de hacerlo:

Busca una pota mediana y cubre el fondo con aceite de oliva, pon a calentar a fuego medio y añade el diente de ajo laminado. Cuando este haya cogido un pelín de color añade la cebolla muy finamente picada, un poquito de sal y deja que la cebolla adquiera un aspecto transparente (puedes añadir si te gusta una guindillina que te recomiendo que quites antes de añadir el caldo).

Ahora es momento de subir un poco el fuego y de que añadas las patatas peladas y troceadas no demasiado pequeñas, rehógalas durante un par de minutos revolviendo de vez en cuando para que no se te peguen (es importante que las rehogues bien, le da al guiso otro sabor). Añade una cucharadita de postre de pimentón y el caldo de pescado caliente (la suficiente cantidad para que cubra las patatas).

Respecto al caldo de pescado, ya te he contado en otras ocasiones como cuando compro una merluza pido que me guarden la cabeza y las espinas y como suelo tener casi siempre algún caldo de pescado en el congelador. No te asustes, siempre puedes comprar uno ya elaborado que los hay buenos.

Añade a la pota la latita de guisantes sin el líquido de conservación y el bonito del norte sin el aceite. Deja que hierva suavemente unos 15-20 minutos (hasta que las patatas estén blandas).

IMG_9518

Como muchos guisinos te recomiendo que la hagas unas horas antes de ir a comerlo, es bueno que repose, pero no le conviene que lo guardes en la nevera (la patata encalla). Un beso.

 

 

 

Merluza a la sidra

Una de las cosas de las que más orgullosos nos sentimos los asturianos es de nuestra famosa  sidrina, nuestra sidra no es como las demás, la bebemos en “culines” escalciados y por supuesto de un trago (somos asturianos).

Cómo no íbamos a tener recetas que usen este producto tan nuestro, y si tenemos en cuenta que esta preciosa región está bañada por el fértil Mar Cantábrico, es fácil encontrarnos en nuestras casas y restaurantes con este plato que te voy a contar hoy.

00060217-mercedesblanco

Ingredientes para 4-6 personas:

1 merluza mediana (1 1/2 kl.)

un par de puñados de almejas

2-4 patatas (según tamaño)

1 cebolla

1 ó 2 dientes de ajo

1/2 pimiento verde

1 guindilla

harina

pimentón

1 botella de sidra

Y para hacer un caldo corto: la cabeza de la merluza, 1 puerro, 1/2 cebolla, 2 dientes de ajo, 1 zanahoria, 1 ramita de perejil y sal.

00100217-mercedesblanco

 

Modo de hacerlo:

Pide al pescadero que  desescame y limpie la merluza, que la corte en rodajas gorditas (2-3 dedinos) y que no tire la cabeza.

Empieza haciendo el caldo, para lo que sólo necesitas una pota con agua fría (1,5-2l.) y sal. Mete en ella la cabeza  de la merluza con los demás ingredientes, limpios y troceados. Pon la pota al fuego y cuando comience a hervir el agua lo bajas y dejas que hierva suavemente 20-25 minutos, una vez pasados cuelas el caldo y desechas la cabeza y verduras. Listo.

Pica muy finito el ajo, la cebolla y el pimiento (yo lo hago en la máquina) y junto con la guindillina los pochas en un cazo grande, lentamente hasta que te queden muy blanditos, quita la guindilla . Añade una cucharada de harina y deja un minutillo que coja color, incorpora una cucharadita de pimentón dulce (ya has puesto guindilla), revuelve, sube el fuego y añade un buen vaso de deliciosa sidra asturiana (el resto te la bebes como Dios manda). Deja que evapore el alcohol y añade otros dos vasos de caldo de merluza, tendrá que hervir suave unos 10 minutos para que se junten los sabores.

Pela y corta las patatas en panadera (rodajas) fina, sálalas ligeramente y en una sartén con abundante aceite no muy caliente fríelas hasta que estén blandas, hazlo por tandas y vete pasándolas a un plato con papel de cocina que absorba el exceso de grasa.

Busca una tartera que puedas meter al horno, una de barro te puede quedar ideal, pon en la base las patatas panadera , y encima las rodajas de merluza ligeramente saladas, cúbrelas con la salsa (si es poca añade caldo) que es importante que esté hirviendo, pon encima las almejas y mete al horno, que tendrás caliente, unos  10 minutos (mira que la merluza esté en su punto (debe despegarse la carne de las espinas). Saca la cazuela del horno (puedes hacerla también encima del fuego) y deja que repose otros 5 minutos tapada y listo.

00180217-mercedesblanco

Esta receta es una variante de los pescados a la cazuela, puedes adaptarla a los ingredientes que tengas más a mano, te quedará deliciosa seguro. Un beso.

Fotografía: Mercedes Blanco

 

 

Dúo de aguacate y tartar de salmón

Receta esta que no se si es más rica o más bonita, o más bonita que  rica, en fin, lo que si sé es que es una pasada.

Tengo cierta debilidad por el salmón, es un pescado que me resulta muy fácil de usar y con el que hago un ramillete de recetas a cada cual más chula. Una de estas recetas es el salmón marinado que elaboro muy a menudo pues es siempre un éxito y se conserva en la nevera por días, permitiéndome hacer con él diferentes platos (ensaladas, tostas, sandwiches, revueltos….).

Una receta que me chifla es la que te voy a contar hoy, tienes que tener un trozo de salmón marinado,pero si no tienes no te preocupes, podrás hacerlo con un lomo de salmón ahumado que compras ya elaborado.

img_8231

Ingredientes para 4 personas:

200 grs. de salmón marinado o ahumado

2 aguacates maduros

1/3 de cebolla morada grande

2 ó 3 pepinillos agridulces (si prefieres alcaparras)

limón

aceite de oliva virgen extra (importante la calidad del aceite)

sal y pimienta

Modo de hacerlo:

Corta por la mitad y vacía los aguacates en un bol, rocíalos con un chorrín de limón (para que no se te oxiden y ennegrezcan) y machácalos con un tenedor, sazona con sal, pimienta y si eres de emociones fuertes unas gotas de tabasco o similar. Reserva.

Con un cuchillo bien afilado corta el salmón en cuadraditos pequeños (el corte de cuchillo es fundamental en esta elaboración), ponlo en otro bol y mézclalo con la cebolla y el pepinillo muy finamente picados, pon un poco de sal y aliña con aceite y unas gotas de limón (a tu gusto).

Busca un aro de emplatar grande, ó 4 pequeños, y cubre el fondo con el aguacate presionando con una cuchara, encima coloca el tartar de salmón y adorna con una guindilla vasca o similar.

img_8258

Esta preciosa elaboración puedes transformarla en unos deliciosos canapés, sustituye el aro por unas tartaleta caseras (puedes comprarlas ya hechas) y listo. Un beso.

0008080516

Foto: Mercedes Blanco