Cebollas rellenas

Receta esta de bandera, ya se que si no eres muy ducha en la cocina te puede parecer que esta receta no es para ti, nada  más erróneo, es laboriosa pero no es difícil. Hay que trabajar un poco, pero te aseguro que merece la pena y al final compensa de todas todas.

Las cebollas las puedes rellenar de lo que más te guste, un resto de carne guisada, unas albóndigas que te han sobrado, un guisín de langostinos… yo en esta ocasión he optado por un relleno de bonito que me chifla.

IMG_3658

Ingredientes para 6 personas:

12 cebollas pequeñas o 6 grandes

3 latas de bonito en aceite, si es epoca de bonito úsalo fresco.

1/2 cebolla

1 diente de ajo

1/2 pimiento rojo

vino blanco

harina

huevo

salsa de tomate casera o estilo casero

sal, pimienta y pimentón

IMG_3632

Modo de hacerlo:

Lo primero que tienes que hacer es el relleno, si optas por el de bonito (buena opción), tienes que poner la cebolla, el ajo y el pimiento rojo  picados  en una sartén, con un poco de aceite de oliva y  ablandarlos. Añade el bonito, sin el aceite, y da un par de vueltas, salpimienta y añade como medio vaso de tomate estilo casero (si lo has hecho tu perfecto, si no de bote vale igual), sazona y deja que se junten los sabores. Retira del fuego y reserva.

IMG_3639

Pela las cebollas y con un vaciador, por la parte del rabo las vacías dejando espacio para que te quepa bien de relleno sin que se te rompan. Ni se te ocurra tirar la cebolla del vaciado, con ella harás la salsa.

IMG_3637

 

Rellena las cebollas con la farsa que has hecho. Pon en un plato un poco de harina y en otro un huevo batido. Pasa la patata por la parte donde has rellenado, primero por la harina y luego por el huevo y fríela en una sartén por ese lado para sellar el agujero. Pon las cebollas en una cazuela apta para horno con la boca hacia arriba y resérvalas.

IMG_3643

Pica en la máquina la cebolla que has obtenido del vaciado y en una pota con el fondo cubierto de aceite (también puedes poner mitad aceite y mitad mantequilla), la ablandas con un poco de sal. Añade una cucharada de harina, da un par de vueltas y una cucharadita de pimentón, voltea otro poco. Agrega 1/2 vaso de vino blanco y deja que evapore el alcohol, también has de añadir 1 vaso de tomate casero y agua para poder cubrir las cebollas.

Echa la salsa caliente encima de las cebollas que las cubra ligeramente, e introdúcelas en el horno precalentado a 200 grados unos 40 minutos (cuando al pincharlas estén blandas están, depende un poco del tamaño y clase de las cebollas). Otra posibilidad, si te es más cómodo, es hacerlas encima de la cocina, deja el fuego suave que hiervan lentamente.

Una vez que las cebollas están blandas , si te da la sensación que la salsa está demasiado líquida puedes reducirla sacando las cebollas para una fuente y hervir la salsa a fuego vivo un ratín con cuidado de que no se te pegue.

IMG_3655

Si has sido capaz de leer esta receta hasta el final no me cabe la menor duda de que estás preparada para hacerla, no lo dudes y anímate, es altamente aconsejable. Un beso.

 

 

 

 

 

Anuncios

Crema de espárragos con huevo

Este verano tuve la gran suerte de pasar unos días en Tenerife en un fantástico hotel, descanso, sol, agua… y cómo no unas cuantas comidas deliciosas, que no está mal que de vez en cuando cocinen para una.

En una de esas comidas tomé una deliciosa crema de espárragos que me rondó por la cabeza como entrada perfecta para este sencillo blog de recetas de cocina. Habrá quien diga que hay cremas de espárragos de sobre que están bien, pero aunque es igual, te aseguro que no es lo mismo.

IMG_2735

Ingredientes 4-5 personas:

3 frascos de puntas de espárragos blancos

250ml. de nata para cocinar

2 cucharadas de mantequilla

1 cucharada rasa de harina

1/2 cebolla o  1 cebolleta

brandy

1l. de caldo de ave

4-5 huevos

IMG_2718

Modo de hacerlo:

Lo primero que tienes que hacer es picar la cebolla y en un par de cucharadas de mantequilla, con el fuego a temperatura media, cocinar en una pota hasta que te quede transparente. Añade la cucharada de harina y dale unas vueltas. Riega con un chorretón de brandy y deja que se evapore el alcohol revolviendo para que no se te formen grumos.

Añade poco a poco el caldo de ave que conviene que lo tengas caliente. Respecto a lo del caldo, puedes usar uno casero que hayas hecho con algo de pollo y hortalizas, también puedes utilizar caldo de ave que ya viene elaborado y si me apuras también una pastillina de esas que tan práctica resulta.

Añade ahora los espárragos de los tres botes y el caldo de uno de ellos, salpimienta y deja que hierva todo junto unos 10 minutos (que se junten los sabores).

Para terminar esta receta tritura la crema, añade la nata líquida y calienta la crema sin que llegue a hervir integrándolas bien, esto último a la hora que la vayas a comer.

Cuando me pusieron esta crema iba acompañada de un huevo poché, yo soy un pelín vaga para ponerme ha hacer ciertas cosas (sobre todo si hay que hacer 5), con lo que yo adorné mi crema con una yema de huevo a la plancha, unos corruscos de pan y una puntas de espárragos verdes. Sazoné por encima con sal, pimienta y perejil y creo que el resultado no estuvo nada mal, también puedes poner un huevo pasado por agua (huevo a los 5 minutos).

FullSizeRender (66)

Una de las cosas que más me divierten de la cocina es probar recetas que me gustan y ponerme a sacar los sabores a mi manera, la nata está muy bien en esta receta, pero si quieres rebajar un poco las calorías del plato también puedes usar leche evaporada. Un beso.

 

Calabacines rellenos de pollo al curry

Esta receta le va a encantar a todas esas personas que les gusta cuidarse y a la vez no quieren renunciar a comer platos sabrosos.

La idea es cocinar con poco aceite y utilizar productos poco calóricos potenciando su sabor con especias tan deliciosas como el curry.

IMG_9552

Ingredientes para 4 personas:

2 calabacines no muy grandes y estrechos

1 pechuga de pollo

1 cebolla no muy grande

1/2 manzana

1 vaso de leche (puedes usar desnatada)

sal, pimienta, ajo y curry en polvo

Modo de hacerlo:

Lo primero que tienes que hacer es lavar y cortar los calabacines por la mitad a lo largo, y con la ayuda de un vaciador o de una cucharina quitar la pulpa del calabacín sin romper la cáscara. Pincela las barquitas obtenidas con un poco de aceite, espolvoréalas con un poco de sal y ablándalas bien en el horno o en el microondas. Resérvalas.

FullSizeRender (3)

En una sartén pon un poco de aceite y, a media temperatura, ablanda media cebolla cortada en cuadraditos (no tiene por qué estar muy fina pues luego se tritura), cuando esté añade la carne del calabacín y salpimienta. Deja que se haga un minutillo y añade medio vaso de leche, baja el fuego y espera a que se haga unos 10 minutos. Pon en el vaso de la minipimer (quita el líquido que tenga) y tritura para obtener un puré espeso.

Simultáneamente puedes ir haciendo el pollo al curry. Corta en cuadraditos no muy grandes (recuerda que es para rellenar los calabacines) el pollo y lo sazonas con sal, pimienta y ajo molido, dóralo en una sartén con aceite bien caliente, sácalo y resérvalo (este paso puedes hacerlo por tandas si tienes mucho pollo para que fría bien).

Corta la otra mitad de la cebolla en cuadraditos pequeños, pela y corta también en cuadraditos pequeños la manzana y póchalos juntos en la sartén donde has dorado el pollo bajando el fuego. Cuando veas que están blanditas, apártalas a un lado de la sartén y fríe un poquito en el aceite una cucharadita de curry (potencias el sabor de las especias), intégrala a la cebolla y a la manzana y añade el otro medio vaso de leche. Vuelve a introducir el pollo en la sartén y deja que se haga todo junto unos minutos (que se evapore un poco la leche).

IMG_9547

Rellena las mitades de calabacín con el pollo, cubre con la “bechamel” de calabacín y espolvorea por encima (opcional) con queso rallado. Mete a gratinar al horno.

IMG_9559

 

Ya ves que receta más fantástica que gusta a toda la familia, sana y equilibrada y que si andas liada puedes prescindir de hacer los calabacines y puedes sustituirlos por un arroz integral obteniendo también un fantástico pollo al curry con arroz. Un beso.

 

 

 

 

Ensalada templada de judías verdes y alubias

 

Estas ensaladas que llaman templadas son la bomba,  funcionan fenomenal como un primer plato y las puedes poner perfectamente durante todo el año pues no son frías.

Esta que te voy a contar es deliciosa y supercompleta, se puede hacer con ingredientes frescos o hacer un pelín de trampa y tirar de laterío.

img_8367

Ingredientes para 4 personas:

400 grs. de judías verdes (o un frasco de ellas cocidas)

100grs. de alubias secas o 1 bote de alubias blancas

1 cebolleta o media cebolla (si tienes morada te quedará chulo)

1 ó 2 dientes de ajo

200 grs. de gambón cocidos o crudos, puedes utilizar también lagostinos

2 huevos duros

2 ó 3 patatas

1 pizca de pimentón picante o dulce (tu eliges)

Aceite de oliva virgen extra y vinagre

Sal y pimienta

img_8360

Modo de hacerlo:

Limpia y trocea las judías verdes en trozos no muy grandes y cuécelas en una cacerola con agua hirviendo y sal (un puñadín) unos 20 minutos (yo las hago en la olla exprés y las pongo 10 minutos). Escúrrelas y resérvalas. Si optaste por el tarro ábrelo y acláralas con agua, pon en el microondas y caliéntalas un minutillo y medio.

Cuece las alubias (que tendrás a remojo toda la noche) con un poco de sal en la olla exprés 20 minutos o saca las alubias de su bote y quítales bien el líquido de la conservación lávalas y mételas también en el microondas un minuto y medio.

Aquí he de decir que yo las judías verdes las compro frescas (me gustan mucho más) y las alubias las compro de frasco, pues no siempre tengo habas secas en casa y muchas veces decido sobre la marcha hacer esta ensalada.

Yo compro unas veces el gambón cocido, pelado y congelado, con lo que lo tengo que sacar un rato antes del congelador, otras veces lo compro sin cocer o sin congelar, no tiene gran importancia. Incluso la hago también con langostino (utiliza lo que tengas más a mano que el resultado siempre es estupendo).

Pon en una sartén un poco de aceite y saltea el gambón con un poco de sal y ajo picadito.

En una pota, pon las patatas peladas y cortadas en trozos no muy pequeños, cúbrelas con agua fría, echa  un poco de sal y un chorrito de aceite y cuécelas hasta que estén blandas.

Pela y pica los huevos, colócalos en un bol, y sazónalos con sal, pimienta y el pimentón, añade aceite de oliva virgen extra y vinagre (el que te guste). Para las vinagretas yo suelo poner 2 partes de aceite por una de vinagre, pero esta cuestión es muy diversa según los gustos y el vinagre elegido.

En una fuente chula pon las judías verdes y las alubias encima, riega con la vinagreta de huevo duro, coloca las patatas cocidas y remata el plato colocando encima los gambones.

Ya ves que fácil y completo plato, es más yo he de confesar que lo pongo muchas veces como plato único. Un beso.

img_8375