Bonito regalo: tarta de mermelada de ciruelas rojas

El otro día me regaló mi hermana, la mayor, un bote de rica mermelada de ciruelas que había hecho con unas que había recogido en su jardín. Y coincidió con que este mes tenía ganas de contaros una rica tarta de mermelada de moras que nos hacía mi madre cuando en septiembre íbamos de excursión a recogerlas. Pero, por una cosa o por otra, no he podido hacerme con unas moras, con lo que se me ocurrió que bien podía hacer esta fantástica tarta con la mermelada de ciruelas que tenía entre manos.

0002240915

Comprendo que no tengas mermelada casera, que por otro lado es bien fácil de hacer: por un kilo de fruta se añade 600-700 grs. de azúcar; se deja un rato reposar  (un par de horas) y después se cuece todo junto durante una hora. Cuando  veas que ha espesado, la metes en frascos limpios y cierras bien los botes.

Si aún así no te cuadra hacer la mermelada casera, puedes comprar un bote de la que más te guste, pero te recomiendo que uses una de moras que es deliciosa.

Ingredientes:

1 bote de mermelada grande o dos pequeños

Para la masa:

200grs. de harina

150grs. de mantequilla

100grs. de azúcar

Para la crema:

1 tazón de leche grande

3 cucharadas de azúcar

1 yema de huevo

3 cucharadas de Maicena

 

Modo de hacerlo:

Lo primero que debes de hacer es la masa, que no consiste en otra cosa que juntar la harina, el azúcar y la mantequilla troceada y a temperatura ambiente en una superficie lisa y amasar poco a poco los tres ingredientes hasta obtener una bola compacta de masa. Métela en la nevera y déjala enfriar una media hora.

Una vez que la masa está fría, cortamos la mitad de la bola y la extendemos en la base de un molde desmoldable untado de mantequilla (con los dedos presionando). Pinchadla con un tenedor e introducidla en el horno precalentado a 200 grados hasta que veamos que está dorada. Sacad y dejad enfriar.

Una vez que la base esté fría cogemos la otra mitad de la masa y hacemos un rulo del largo del perímetro del molde de la tarta y lo presionamos por el borde haciendo las paredes de la tarta.

Ahora es tiempo de hacer la crema, para la cual juntamos en un bol la yema de huevo con las tres cucharadas de azúcar y la Maicena y, ayudados de un chorrito de leche, lo diluimos todo para eliminar los grumos. Poned el tazón de leche en una pota a calentar y, cuando comience a hervir, añadís la mezcla del bol. Veréis que inmediatamente espesa, con lo que lo retiráis del fuego y lo revolvéis con energía para evitar los grumos.

Rellenad el interior de la tarta con la crema, dejad que cubra toda la superficie de manera uniforme y, pasados un par de minutos, cubrid la crema con la mermelada. Con la ayuda de un cuchillo de punta redonda, vais doblando hacia dentro la masa que forma el borde sobre la mermelada.

Introducid la tarta otra vez en el horno y esperad unos 15 minutos, hasta que observéis que el borde está dorado.

Sacad la tarta y dejad enfríar mientras toda vuestra cocina se impregna de un aroma que bien podría salir del obrador de una gran confitería. Un beso.

0004240915

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s