Albóndigas de pollo en salsa de tomate.

Siempre que veo una peli americana y están cocinando esas albóndigas en salsa de tomate para pasta me entra el hambre, será cosa mía, pero siempre me apeteció comer este plato y el otro día, necesitada de recetas para contaros me puse manos a la obra y me salió esta. Os aseguro que me quedaron como me las había imaginado.

IMG_5130

Las albóndigas que yo hice son de pollo, ya os conté en su día unas estupendas albóndigas de carne de ternera y cerdo, que podéis usar divinamente para este plato cambiándole la salsa.

Ingredientes para 8 personas

2 medias pechugas de pollo limpias de piel y grasas

1 cebolla

1 diente de ajo

2 huevos

1 trozo de pan duro

pan rallado

leche

harina

salsa de tomate casera o industrial estilo casera

una pastilla de caldo o caldo natural

vino blanco

mantequilla y aceite

sal, pimienta y perejil

modo de hacerlo:

Mete en un bol con leche un trozo, como de cuatro dedos de grosor, de pan duro a remojar para que ablande.

Pica las pechugas de pollo con el robot de cocina, si no tienes pide al carnicero que te lo haga. Metela en un bol y agrega los dos huevos, la  media cebolla y el diente de ajo picaditos muy finos, el trozo de pan remojado en leche y bien escurrido y sazona con sal, pimienta y perejil.

Amasa todo bien y comprobarás que te queda una farsa (masa) muy líquida, con la que será complicadísimo hacer bolitas. No te alarmes, para eso está el pan rallado, vete añadiendo poco a poco hasta que la masa se pueda trabajar. No pongas demasiado, pues con un poco de reposo va engordando.

Haz bolitas, si tienes paciencia, lo suyo es hacerlas pequeñitas, como veas. Y en una sartén con aceite de oliva caliente las vas friendo rebozadas en harina por tandas. Resérvalas.

En una pota grande calienta mitad aceite y mitad mantequilla (que te quede el fondo cubierto) y ablanda la otra mitad de la cebolla picadita a fuego moderado. Añade una cucharada y media de harina y rehoga para cocerla un minutillo (remueve para evitar que se pegue). Añade 1/2 vaso de agua de vino blanco, espera que se evapore el alcohol y ponle otro vaso de tomate casero.

Llegados a este punto, se me presenta un pequeño problema, algunos de mis amigos son reacios a utilizar pastillas de caldo, está claro que yo no lo soy, pero siempre que os cuento una receta en donde aparece este ingrediente se entiende que puede ser sustituido por caldo casero y por supuesto por agua sin más.

Dicho esto ahora añade una pastilla de caldo y aligera la salsa con agua, o añade directamente caldo casero o añade agua. Cada maestrillo tiene su librillo, y en cocina más.

Añade las albondigas, sazona con un poco de sal, pimienta y orégano y déja que cueza despacito unos 30 minutos. Listo.

IMG_5143

Ya os dije que esta receta la he pensado para acompañar con unos estupendos espaguetis, que tanto me gustan, pero casan estupendamente con un arroz blanco, unas patatas fritas o con una simple ensalada. Un beso.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s